viernes, 22 de noviembre de 2013

Comparaciones

Hay muchas personas en este mundo, y a cierta edad empiezan a idearse un mundo feliz, en el cual desearán vivir, tal vez es el mundo que crearon sus cerebritos al ver películas románticas de Disney o ver el ejemplo familiar de las parejas con hijos unidas que iban todos los domingos a misa y al final del recreo conversabas con tus amiguitas en esa esquina, la oculta de los rayos solares del colegio donde imaginaban que tendrían 3 hijos, una casa grande con un jardín lleno de flores grandes coloridas, un par de carros y un cuarto más grande que el suyo para meter su ropa. Pues bueno cuando los años van pasando te das cuenta con los golpes de la vida y la falta de empleo que lo que imaginabas cuando eras una colegiala púber es mentira o tal vez es cierto pero de 10 casos uno será el tuyo. Y no porque no existan hombres para armar esos matrimonios felices, porque si hay y el mundo está lleno de ellos, pero tu escoges al peor el que hace tu vida añicos y después de todos tus años de juventud de lloros escoges a uno que da la vida por ti pero no eres 100 % feliz a su lado, pero lo único que sabes es que ya no quieres sufrir más.
Después del hombre pensaste en la casa, bueno ahora estás sin el hombre y decides que vivirás llena de gatos hasta que envejezcas, pero, en tu bola de cristal tu casa se sigue viendo moderna, amplia, grande y con un gran jardín y de nuevo toco el tema de las películas que se nos metieron en el cerebro y por ende tu vida está guiada como tal. Las solteronas viven en casas grandes con muchos gatos, ellas tienen plata ya que no mantienen a nadie.
Bueno eso depende de cada uno ya que en las películas el dinero, amor e hijos nacen en menos de 1 hora y media. Una persona promedio tiene para ser exitoso y tener dinero muchos años por delante pero sobre todo para ser feliz. Pero las personas confunden la felicidad con el éxito y el dinero al mismo tiempo. Un día despiertan con una idea no duermen para cumplir ese gran sueño pasan 3 días no ven frutos y se tiran de nuevo a dormir por días para ver si es que nace otra idea peculiar la cual puedan realizar.
Una pensó también en esa misma esquina del colegio que apenas saliera de este recinto con patios grandes y muchos juegos le caería un papel del cielo que le diría “tu vas a ser doctor” entonces estudiarías eso y cuando termines con unas grandes notas y una felicidad radiante trabajarías toda la vida en eso hasta jubilarte y pasar tus tardes frente al mar en el club Regatas.
Pues eso es mentira la mayoría de gente se vuelve loca a la mitad de su “gloriosa” carrera porque no es lo que les gusta, lo detestan, prefieren trabajar de meseros en un fast food por el simple hecho de generar dinero y poder comprarse alcohol o las cosillas que para esa época son importantes.
Y cuando se quedan sin trabajo y sin una carrera terminada sienten que es el fin del mundo, que nunca podrán tener la casa con gran jardín que nadie las tomará en cuenta y que si no tienen a los 30 años un carro y otra propiedad no serán nada en esta vida.
Bueno, yo pensaba igual pero después de vivir un poco de tensión y mal humor por quedarme en la nada, me di cuenta que primero tengo que ver qué es lo que me hace feliz así al comienzo no me genere ingresos, la plata si es importante, pero no es importante cagar plata en el buen sentido de la palabra, si no ser feliz con lo que uno hace eso te hará más rico que cualquier otra cosa en el mundo.
Tal vez tendrás que pensar mucho, estudiar más y no dormir. Pero hay personas que lo hicieron, que no durmieron y ahora son felices, exitosos y si tú quieres ser lo mismo ¿por qué no comienzas?


Y si ellos pueden… ¿por qué no tu?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada